I+D+i

En Hermasa la investigación no es un departamento más de la empresa: Hermasa es en sí misma una empresa de investigación. Lo importante no es el número de unidades que fabrica de un producto sino la capacidad que tiene para crear productos totalmente nuevos que revolucionan y modifican la manera de trabajar en el sector conservero. Se empezó de cero: antes no existía este tipo de investigación para esta industria.

Nuestra empresa ha recibido en España diversos premios por su innovación tecnológica y participa como invitada en las conferencias mundiales que celebra el sector conservero en todo el mundo, lo que muestra su importancia como agente dinamizador de la industria.

Hermasa ha creado equipos tan adelantados a su tiempo que algunas máquinas todavía siguen operando a pleno rendimiento y sin competencia varias décadas después de haber sido patentadas

Desde su fundación, Hermasa ha registrado más de 70 marcas y patentes que en distintos momentos de su historia han sorprendido al mercado de la conserva. En la actualidad, son cuatro las marcas con las que la empresa comercializa sus equipos: Hermasa, Tunipack, Flash-Pack y Tunivac. Las patentes que están en vigor actualmente son diez.

10 patentes en vigor

Los grandes impactos de nuestro I+D+i en la historia de la conserva

A lo largo de la historia de Hermasa se produjeron distintos hitos que marcaron distintas épocas en la producción conservera, creando tendencias tecnológicas que se exportaron a todo el mundo.

Brain En 1975, Hermasa presentó en el mercado su primer cocedor en continuo de sardinas, la ‘Flash-Cooker’. Este modelo cocía la sardina ya enlatada con vapor directo en un mismo proceso que proseguía con el aceitado y cierre. A éste le sucedería una variante más avanzada, el HRG-V, con más capacidad y versatilidad distintos envases. Las máquinas patentadas en primeras décadas ya tenían como objetivo reducir el mantenimiento y aumentar el grado de automatización. Para llegar a esto, los pioneros de Hermasa importaron el

Las primeras Flash Pack revolucionaron el mercado de la sardina.
Las primeras Flash Pack revolucionaron el mercado de la sardina.

conocimiento de países de larga tradición en maquinaria industrial -Francia y Alemania- y lanzaron desde España un negocio totalmente nuevo y adaptado a la fabricación de conservas. Fue un largo proceso de aprendizaje y especialización.

En 1984, los conserveros reciben la ‘Flash Pack’, una innovadora empacadora automática de sardinas que realizaba en continuo el corte, eviscerado y empaque del producto. Este fue el primer gran salto tecnológico relacionado con un drástico descenso de los costes para las empresas al reducir el número de personal necesario para manejar una máquina que, a la vez, multiplicaba su productividad.

Cada nueva versión de la máquina supera con creces a la anterior.
Cada nueva versión de la máquina supera con creces a la anterior.
Durante décadas, la sardina fue la estrella de la conserva española.
Durante décadas, la sardina fue la estrella de la conserva española.

Este avance representa un revulsivo en las relaciones de competencia que se establecen entre los grandes fabricantes mundiales. Este salto tecnológico coloca al sector al nivel de otros grandes sectores productivos en los que se opera a nivel globalizado, tratando al planeta como un gran y único mercado. Hermasa coloca sus equipos en los cinco continentes, al servicio de empresas que calculan cuál es el mejor emplazamiento para sus fábricas teniendo en cuenta todos los costes de producción. La inversión tecnológica es tan decisiva para la productividad que en esa década se evitan las deslocalizaciones a terceros países fuera de Europa. Todavía hoy, pasada la primera década del siglo XXI, operan 137 máquinas de este tipo en 52 países del mundo, todo un ejemplo de carácter visionario de la tecnología ideada por los hermanos Rodríguez.

En esa misma época los grandes fabricantes de conserva aumentan exponencialmente la demanda de túnidos para su procesado industrial. Hermasa sorprende a las fábricas con la ‘Tunivac’, desarrollada en colaboración con los científicos del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo. Se trata en esta ocasión de un cocedor de atún con enfriamiento bajo vacío. Diez años más tarde, en 1997, Hermasa presenta el primer prototipo de la legendaria Tunipack, la máquina que hizo que los fabricantes de conservas de atún de todo el mundo señalaran a Hermasa como la gran referencia tecnológica para disparar la producción en menos espacio y con menos personal. La Tunipack es uno de los momentos

Un stand du XXIº siècle pour être compétitif dans le marché globalisé des salons.Un stand del siglo XXI para competir en el mercado globalizado de las ferias.
Un stand del siglo XXI para competir en el mercado globalizado de las ferias.

cumbres del I+D+i de nuestra compañía, una empacadora de atún de prestaciones únicas que fascinó a los visitantes de la World Fishing Exhibition del citado año. Empezó a comercializarse en 2001 y rompió todas las previsiones de los técnicos de Hermasa extendiéndose por fábricas de todo el planeta. Todavía hoy –con la presencia de modelos evolucionados sobre el patrón inicial- la Tunipack sigue siendo el ejemplo a seguir en el empacado de latas de túnidos.